logotype

¿Es viable Castilla La Mancha? 1

CLM2images 1El influyente diario económico conservador americano The Wall Street Journal situaba a Dolores Cospedal como paradigma del coraje reformista del PP en España, y escribió de ella que se ha atrevido a traspasar todas las líneas rojas al cerrar escuelas, despedir profesores, privatizar hospitales y alargar la jornada laboral de los empleados públicos.

Cospedal heredó una situación económica desesperada, con una comunidad que presentaba el mayor déficit entre las autonomías españolas (7,5 % de su PIB), lo que a su vez provocó  una espiral de endeudamiento para obtener liquidez, y que llevó a Castilla-La Mancha a ser expulsada en la práctica de los mercados. La deuda regional fue calificada de bono basura por todas las agencias evaluadoras, por su elevado riesgo, y aunque el endeudamiento se disparó hasta el 18,3% del PIB,  como siempre pasa en estos casos, tampoco se resolvieron las necesidades de su tesorería hasta el punto de que a 31 de diciembre de 2011, había  2.918 millones de facturas si pagar y otros 700 millones en subvenciones y transferencias comprometidas y no abonadas a ayuntamiento de CLM . El nuevo gobierno regional priorizó con acierto el pago de estas facturas, tuvo que pedir otros préstamos para ello, con autorización del ministerio de Hacienda, y aunque para algunos proveedores no se llegó a tiempo (porque las empresas ya habían cerrado o estaban en suspensión de pagos), la medida se agradeció por los beneficiados, aunque todavía quedan pendientes cantidades de 2011 y 2012, que el gobierno regional no ha precisado.

La nueva presidenta no heredó presupuesto, porque Barreda prorrogó el de 2010 para 2011, y el de 2012 no se ha llegado a aprobar hasta mediados de julio, con lo que es muy posible que  algunas partidas  sean papel mojado ante la necesidad de nuevos recortes, porque no se están cumpliendo las previsiones de déficit para 2012. Como ya apunté hace unos días, la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA), avanzó que CLM cerrará el año con un déficit del 4,9%, lejos del  1,5% comprometido. Quiere esto decir que, a pesar de tantos recortes, apenas se ha reducido  el déficit regional en 2,6 puntos. Por tanto, esta comunidad  seguiría siendo la autonomía española con mayor déficit. (Sólo tres regiones españolas cumplen con las previsiones de déficit: Madrid (-0,8%), La Rioja y Galicia).  Esta situación no es desconocida lógicamente por el equipo económico de Cospedal, y así la consejera de Empleo, Carmen Casero, admitió a principios de este mes la posibilidad de que estos presupuestos tengan que ser modificados, para incorporar nuevas medidas de ahorro y, por tanto, “pueden sufrir algún ajuste”. (Los socialistas hablan de unos 500 millones más). Sin embargo, en un ejercicio que suena a voluntarismo, el consejero de Hacienda, Arturo Romaní, sigue diciendo en público que el objetivo es llegar a ese 1,5% de déficit comprometido. Cospedal no solo lo dice, sino que lo afirma tajantemente. Parece que va en ello su credibilidad, y que la secretaria general del PP quiere demostrar a otras comunidades que sí se puede.

Cualquier ajuste nuevo se sumaría a los ya sufridos con anterioridad a la aprobación de estos presupuestos, y que afectan a la práctica totalidad de sus áreas. La situación de partida era dramática, por lo que los recortes fueron drásticos: Se han paralizado todas las grandes infraestructuras de la región, incluyendo carreteras y los nuevos hospitales, como los de Guadalajara  y Toledo; se han reducido las ayudas sociales y las prestaciones a la tercera edad y a las residencias de viejos; se van a cerrar escuelas  rurales y se despedirán profesores interinos, además de paralizar cualquier inversión no imprescindible, como el nuevo campus de Guadalajara; se ha dejado de contratar también a interinos en Sanidad (al final serán 547 los despedidos) y en las empresas públicas, como es el caso de la encargada de la extinción de incendios (Geacaman reconoce 110 despidos, 28 de ellos en Guadalajara, que su comité de empresa eleva a unos 350), en contradicción con su discurso de oposición por  los indudables errores cometidos en el incendio de la Riba; se han anulado las convocatorias de ayudas a las asociaciones culturales y deportivas de la región; se han reducido los planes de empleo con los ayuntamientos y las inversiones en obras municipales…En fin, no es mi propósito elaborar, aquí y ahora, un catálogo de recortes y agravios, porque sería interminable (menos en el parlamento regional, lo único que sube,  que pasará de 49 a 52 diputados, en una notoria falta de sensibilidad), lo que pretendo significar es que el gobierno de Cospedal ha tenido que acometer, y lo ha hecho, un recortazo  general en el gasto, porque de lo contrario habrían vuelto los impagos a los proveedores y peligrarían las nóminas a los funcionarios. No voy a alentar tampoco la demagogia del portavoz socialista en las Cortes regionales, que criticó a Cospedal por poner en peligro al Estado del Bienestar en CLM, cuando fue el desbarajuste y el descontrol del gobierno de Barreda el que lo envió directamente a la UVI. Pero no hay que limitarse, sin más, a lamentarnos de estas medidas que a corto plazo inciden negativamente en el empleo y el crecimiento regional, sin preguntarnos además: ¿Todos estos  sacrificios serán suficientes?

Y luego: ¿Estamos hablando de medidas temporales o permanentes? ¿Esta región tiene ingresos o recursos suficientes para mantener una sanidad, educación y unos servicios sociales de calidad? ¿O el problema está en el modelo, y en unos ingresos que no se van a recuperar en décadas, porque se parte de un ciclo económico agotado, relacionado con la construcción y el ladrillo, que nunca volverá? ¿Si es así, hasta dónde podemos recortar, más y más? ¿No puede ocurrir que esta comunidad no sea viable, con estos números en la mano, y haya llegado el momento de plantearse soluciones verdaderamente reformistas, como se trataría de la fusión con otras comunidades vecinas, como apuntó el catedrático de Derecho Administrativo, Tomás Ramón  Fernández en un seminario de Faes, la fundación presidida por Aznar?

Ya lo advertía el TWSJ a Cospedal: ha tenido valor para recortar el gasto, pero el paro en la región y el crecimiento se han estancado. Y ese es el reto por el que se le va a juzgar.

Trataremos de responder a estas preguntas en los siguientes artículos. De momento, esto es lo que hay.